La Minería en Ecuador, una industria incomprendida

 

 26-feb-2018


Artículo, Santiago Yépez

Ecuador es sin lugar a dudas un país con una historia minera de larga data. Mucho ha escuchado sobre los inicios de esta actividad, la cual se remonta a la época Pre Incásica. Conocida es la historia hacia la gran sorpresa del Inca Huayna Cápac en su incursión a los actuales territorios del Ecuador, en la cual pudo constatar el gran desarrollo que los Cañaris mantuvieron. Tomando como referencia al artículo "Breve Historia de la Minería en el Ecuador" realizado por Edgar Salazar M. conocemos que, principalmente su actividad minera tenía como objetivo la creación de figuras ceremoniales, objetos y adornos de alta calidad estética.La historia, principalmente la recolección en la obra de González Suárez, las palabras de los múltiples encargos realizados por Huayna Cápac a esta cultura, y que se centra en las obras de oro de la delicadeza ejecución.


Pese a que el país ha tenido una importante historia minera, no existe las políticas públicas estables y de largo plazo que permite el desarrollo de una industria solida, tal cual ha sucedido en la actualidad. Prueba de esto es la supeditación del sector minero a un ministerio encaminado, casi exclusivamente, un sistema regular y el sector petrolero, el cual mantiene condicionamientos de la industria y las políticas muy importantes para las que determinan para la industria de los metales. Es más, me atrevería a decir que la falsa asimilación ha generado en la realidad concreta ciertas "aberraciones" que han complicado tremendamente al sector como la aplicación del impuesto a los ingresos extraordinarios o "impuesto sobre las ganancias extraordinarias",


Puedo decir, sin miedo a equivocarme, que históricamente es la falta de interés y las políticas públicas del sector gubernamental en una industria tan importante como la minera, ha traído consigo el desentendimiento y la falta de comprensión, todo a nivel, de lo que significa el desarrollo de actividades mineras industriales. Creo que también hay que decir que la falta de fomento a la minería industrial en el país, ha traído consigo el crecimiento desmesurado y ordenado de una pequeña minería que ha aumentado exponencialmente una diferencia de lo que ha ocurrido en los países, evidentemente, menos que los demás, que es el desarrollo de actividades mayormente de gran minería.


Es evidente que la falta de actividades formales en el país ha generado, lamentablemente en los últimos años, un crecimiento desmesurado de la llamada de la llamada "minería ilegal", inundando por hacer esta actividad que no genera ningún tipo de beneficio. Esta extracción irregular de minerales ha producido una huella irremediable en el medio ambiente, en zonas muy conocidas como Zaruma, Río Santiago en Esmeraldas y Concurso en Zamora, entre otras.


Queda, lamentablemente, en el imaginario de la gente, que estas actividades irregulares son minería. Nada más ajeno a la realidad que la realidad y lo que el sector sigue trabajando de manera incansable en hacer notar sus diferencias. Los altos condicionamientos de una industria minera responsable, nada tiene que ver con actividades ilícitas que han generado tumbas que afectan a las zonas en donde se puede y las cuales han ido en franco crecimiento. Cierta es la premisa donde no existe minería formal, campea la ilegalidad.


LEER EL ARTÍCULO COMPLETO: 
https://bit.ly/2CmYjZ6